En los últimos dos años miembros de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), habrían asesinado a decenas de personas en el sureste de la ciudad de Nueva York, sector donde la policía local y agentes federales investigan también la desaparición de más de un centenar de jóvenes de entre 13 y 25 años, confirmaron fuentes oficiales.

El FBI ha señalado que la MS-13 es la responsable de la muerte de al menos 25 individuos y decenas de secuestros cometidos en el perímetro de Long Island, que abarca los condados de Nassau y Suffolk.

Ese corredor neoyorkino, considerado ciudad santuario para la proteccion de indocumentados ha atraido a miles de inmigrantes centroamericanos en la última década. Sin embargo, con la llegada de personas que trabajan por la prosperidad de sus familias tambien se ha incermentado la actividad de delincuentes que se aprovecha de ellos.

Tan solo en el último mes fueron encontrados los cadáveres de tres jóvenes de origen hispano en lugares diferentes de la densamente poblada urbe de 7 millones de habitantes.

A finales de octubre en un sector boscoso de Roosevelt se descubrieron los restos del hondureño Angel Soler, de 16 años, a quien lo consideraban un jóven sano y que no buscaba problemas, afirmaron vecinos del menor.

Una semana después, en Freeport se reportó el descubrimiento del cuerpo de Kerin Pineda, de 19 años, quien acudía junto a Soler al colegio Freeport High School.

“Me lo traje de Honduras pensando que aquí estaría mejor” quería alejarlo de la violencia, declaró Lilian Oliva-Santos, madre de Pineda, al hablar con un reportero del canal 12 de la televisión local.

Tres días después agentes del FBI se movilizaron para identificar a otra víctima de la MS-13. Los restos mortales del salvadoreño Javier Castillo, de 16 años, fueron abandonados en una arboleda de Merrick, a unas 8 millas de donde se encontraron los otros cadaveres.

Los nombres de los tres occisos están incluidos en el listado de personas desaparecidas en Long Island, Soler a partir del 21 de julio de 2017, Pineda en mayo de 2016 y Catillo desde octubre del pasado año.

María Lezema muestra un retrato de su sobrino Javier Castillo, muerto a manos de la MS-13 después de haber desaparecido en octubre de 2016. Foto: Fam. Castillo

“Salimos a buscarlo cada noche durante los pasados cuatro meses pensando en que tal vez lo volveríamos a ver, pero eso no pasó”, dijo Santos Ernesto Castillo, padre de Javier, quien antes de emigrar a Estados Unidos laboraba como oficial de la policía en El Salvador.

“Estuvieron haciendo algo, pero dejaron pasar mucho tiempo”, agregó Castillo en el funeral de su hijo refiriéndose al trabajo de las autoridades.

De enero del 2016 a la fecha se han documentado 112 casos de personas desaparecidas en Long Island, “lamentablemente no podemos especular en cuántos de estos incidentes estaría involucrado el nombre de la MS-13, acotó la Policía de Merrick.

“Esta oficina no puede dar más información debido a que las investigaciones continúan abiertas”, añadió la dependencia a través de un comunicado.

“Es increíble lo que está pasando, venimos de allá corriendo de la violencia, creyendo que aquí es como en las películas y pura mentira, los mareros matan a los cipotes y la policía no agarra a nadie” afirmó una residente del área quien no quiso dar su nombre o nacionalidad, por temor a represalias en su contra.

Mientras las autoridades de Long Island citan que están investigando todas las denuncias recibidas, también argumentan que “el trabajo se complica cuando se trata de jóvenes inmigrantes indocumentados, que rechazan hablar con la policía, incluso cuando están en peligro”, dijo Justin Meyers, asistente del comisionado de la Policía del condado de Suffolk.

Además, “por experiencia sabemos que la mayoría de estos reportes son de menores que decidieron huir de su casa y no quieren comunicarse con sus familiares” comentó Meyers.

Del 1 de octubre de 2016 al 4 de junio de 2017, deportó a 2,798 pandilleros de diferentes organizaciones delictivas, según cifras proporcionadas por Danielle Bennett de la oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Por su parte el Departamento de Seguridad Nacional estipula que existen aproximadamente 1.4 millones de pandilleros en territorio estadounidense, divididos en al menos 33,000 pandillas, incluyendo a la MS-13.

El presidencial Donald Trump prometió acabar con la MS-13 en Estados Unidos. Durante una de sus visitas a Nueva York el mandatario aseguró que su Gobierno ya tiene instrucciones precisas para actuar con mano dura en contra de esa organización criminal y las demás pandillas que operan en el país.