Unos sesenta mil haitianos amparados bajo el Programa de Protección Temporal (TPS), otorgado a las personas afectadas por el terremoto que sacudió el país caribeño en el 2010, tienen 18 meses para encontrar una alternativa que les permita continuar legalmente en territorio norteamericano o de lo contrario deberán regresar a la Hispaniola, advirtió el Gobierno de Washington.

Las condiciones extraordinarias provocadas por el sismo de hace siete años “ya no existen más” en Haití, indicó Elaine Duke, secretaria del Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés), al anunciar el motivo por el cual decidió cancelar el TPS para Haití.

Elaine Duke – DHS

En el comunicado el DHS establece que los afectados tienen hasta el 22 de julio del 2019 para regresar voluntariamente a Haití o encontrar algún medio que regularice su situación migratoria. En caso de no hacerlo se convertirían en inmigrantes indocumentados y quedarían expuestos a ser detenidos para repatriarlos a su país de origen.

Recientemente el gobierno del presidente Donald Trump, anuncio la cancelación del TPS a 2,500 nicaragüenses que tienen hasta enero de 2019 para volver a Nicaragua y la extensión de sólo 6 meses al permiso de 85,000 hondureños, tiempo en el que Washington reevaluará las condiciones en Honduras.

Para la Representante Republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, quien viajó a Haití luego del terremoto de 2010 que provocó 200,000 muertos y, regresó en el 2016 para evaluar los daños provocados por el huracán Matthew, la decisión que se esta tomando con respecto al TPS de los países del Caribe y Centroamérica es desatinada.

Nos estamos precipitando “Haití no está preparado para acoger a 60,000 personas bajo condiciones difíciles y duras”, afirmó la legisladora.

Al mismo tiempo urgió a sus colegas en el Congreso a aprobar “lo más pronto posible” una ley que permita regularizar migratoriamente a extranjeros que quedarán sin protección debido a la anulación del programa por orden del DHS.

El “Acta para Mantener la Protección de los Residentes Inmigrantes a Través de la Ley TPS de 2017” (ASPIRE, por sus siglas en inglés), fue introducida en la Cámara de Representantes (H.R. 4384) por un grupo bipartidista de legisladores encabezados por Yvette Clarke, Nueva York, Ros-Lehtinen, Florida y Pramila Jayapal, Washington.

En caso de que el proyecto legislativo ASPIRE sea aprobado se abriría la ruta para que jueces de inmigración evalúen los casos de los miles de personas con hijos nacidos en EE.UU. y se han mantenido protegidos bajo la protección temporal hasta que el Gobierno la revocó.

En 1989 el otrora senador del partido Demócrata Edward Kennedy, Massachusetts, redactó el proyecto de ley TPS, para otorgar alivio temporal a inmigrantes cuyos países de origen no son un lugar seguro por estar sufriendo de algún desastre natural o conflictos armados. El documento se introdujo en el Congreso como parte del Acta de Inmigración, aprobada en 1990, sin que haya sido enmendada hasta el momento.

Algunas de las otras naciones que han recibido el TPS por parte del Gobierno norteamericano son:

  • Kuwait (1991-1992)
  • Líbano (1991-1993)
  • Kosovo (1998-2000)
  • Bosnia-Herzegovina (1992-2001)
  • Guinea, Liberia y Sierra Leona (2014-2017)
  • Nicaragua (1998-2017)
  • Haití (2010-2017)
  • Honduras (1998 – Renovación pendiente en 2018)
  • El Salvador (2001 – Renovación pendiente en 2018)

En los próximos meses el DHS deberá anunciar si decide extender o anular ese programa para Honduras y El Salvador, que suman unos 200,000 inmigrantes con permisos temporales.