La mayoría republicana en el Congreso afirmó que no emitirá ningún voto en lo que resta de 2017 sobre el futuro del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) pero, podría ser el mes próximo cuando el pleno del Senado determine el porvenir de los 800,000 soñadores en alguna propuesta legislativa que tendría que estar negociada por ambos partidos antes de finales de enero, aseguró el senador Mitch McConnell, líder republicano en la Cámara Alta a través de un comunicado.

Desde el pasado septiembre cuando el presidente Donald Trump anunció la cancelación de DACA los afectados han venido realizando un sinnúmero de protestas para exigirle al Congreso la aprobación del Dream Act sin añadiduras que puedan perjudicar a sus familiares indocumentados.

Sin embargo, para los republicanos la solución al tema de DACA debe abordarse junto con los demás problemas que enfrenta el sistema migratorio y tomando en cuenta las recomendaciones de la Casa Blanca en torno a las leyes que se requieren para combatir la inmigración ilegal.

Si los negociadores llegan a un acuerdo sobre estos asuntos para fines de enero lo llevaré al pleno del Senado para una votación independiente

Desde un principio los republicanos han insistido en que la propuesta de regularización de los llamados soñadores debería incluir el apoyo a la construcción del muro en la frontera con México y sustituir el sistema de legalización de extranjeros basado en la reunificación familiar por una política de méritos, algo que los demócratas y los mismos jóvenes afectados rechazan.

«Hay discusiones bipartidistas en el Senado que involucran a la Administración sobre mejorar la seguridad fronteriza, la aplicación de las leyes en el interior del país y la reforma de partes importantes de nuestro sistema de inmigración, incluyendo el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)», dijo McConnell.

La decisión de una posible votación sobre el plan de regularización para los llamados soñadores habría surgido como parte de un convenio entre el líder republicano y el senador pro inmigrantes por Arizona Jeff Flake, para que se apoyara la Reforma Tributaria impulsada por Trump a cambio de que la Cámara Alta abriera espacio para debatir el tema de la sustitución de DACA.

Flake, quien no estaba seguro de votar a favor del Proyecto de Impuestos se habría reunido recientemente con los principales negociadores de su partido y el jefe de personal de la Casa Blanca John Kelly, según reportó el sitio de Internet Politico.

El encuentro resultó ser «muy productivo» y «movió el balón hacia adelante», en dirección al posible acuerdo que incluiría algunas de las prioridades de la Administración y que sería dado a conocer en el nuevo año, citó la fuente allegada a la reunión.

«Si los negociadores llegan a un acuerdo sobre estos asuntos para fines de enero lo llevaré al pleno del Senado para una votación independiente», se comprometió McConnell.

Cuando el presidente Trump ordenó la cancelación de DACA, el mandatario extendió hasta marzo de 2018 el programa para que el Congreso aprobara alguna ley que protegiera a los afectados, pero, ha sido enfático en citar que no quiere que el tema de la reunificación familiar sea parte de cualquier ley migratoria bajo su administración.