El inmigrante indocumentado Alfonso Alarcón Núñez, acusado de haber abusado sexualmente de varias mujeres mientras trabajaba como conductor para la empresa de transporte privado Uber en California, podría pasar el resto de su vida en una prisión estadounidense en caso de ser declarado culpable, informó la fiscalía encargada del caso.

Durante la primera instancia Alarcón Núñez, de 39 años, se declaró inocente de 10 cargos imputados en su contra incluyendo violación sexual con uso de violencia, agresión múltiple y robo en perjuicio de por lo menos cuatro mujeres, motivo por el que permanece detenido con fianza de 1,4 millones de dólares en San Luis Obispo, ciudad ubicada a 198 millas al noroeste de Los Angeles.

Pese a que se trata de un extranjero que ingresó como indocumentado, las autoridades locales han decidido procesarlo y retenerlo en vez de entregarlo inmediatamente al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), para que sea retornado a México, su país de origen.

“El estatus legal de Alarcón Núñez no tendrá ninguna relación con el proceso legal que enfrenta. Incluso el acusado podría ser sentenciado a cadena perpetua si es declarado culpable de los cargos que encara”, afirmó Dan Dow, fiscal de distrito de San Luis Obispo.

[put_wpgm id=1]

 

Las declaraciones del procurador Dow buscarían atenuar las fuertes críticas por parte del gobierno del presidente Donald Trump en contra de la justicia de California por considerar que esa entidad al declararse estado santuario, encubre a extranjeros indocumentados que vienen al país a cometer graves crímenes.

“En este país se han cometido decenas de miles de crímenes que nunca habrían sucedido si nuestras leyes de inmigración fueran aplicadas y respetadas como deberían”, citó el procurador general Jeff Sessions durante su discurso sobre la seguridad nacional y las prioridades de inmigración de la administración Trump.

“Este problema de los delitos cometidos por indocumentados no solo afecta a las víctimas. Nos afecta a todos colocando una carga innecesaria e injusta sobre nuestros agentes federales”, acotó Sessions quien se refirió explícitamente al caso de Alarcón Núñez, señalando que “según las leyes de este país, ni siquiera debería estar aquí”.

Alfonso Alarcón Núñez, reingreso ilícitamente a EEUU después de ser repatriado en Nuevo México a través de una deportación voluntaria en 2005. En septiembre pasado comenzó a trabajar como chofer utilizando una licencia de conducir que obtuvo en el 2015.

Al parecer el acusado aprovechaba la aplicación telefónica de Uber para esperar fuera de bares o fiestas a mujeres alcoholizadas que solicitaban transporte para regresar a su domicilio.

Documentos de la corte en San Luis Obispo indican que entre el 17 de diciembre de 2017 y el 5 de enero pasado Alarcón Núñez ultrajó sexualmente a cuatro jóvenes universitarias de entre 19 y 22 años. Sin embargo, el número de posibles víctimas podría aumentar.

La televisora local KSBY y una firma de abogados de California han emprendido campañas por separado a través de medios de prensa, Internet y redes sociales en busca de otras posibles víctimas.

Las cuatro denunciantes, jóvenes universitarias de entre 19 y 22 años, habrían sido vejadas al regresar a casa trasportadas por Alarcón Núñez quien las obligaba violentamente a realizar actos sexuales, para luego robar computadoras portátiles, teléfonos celulares y joyas antes de huir.

Desde el 2013 se han documentado 350 casos de abuso sexual cometidos por conductores de Uber y su competidor Lyft, según información aportada por la organización Who’s Driving You.

Abdoulie Jagne – Foto: Fox News

En diciembre pasado el inmigrante africano Abdoulie Jagne, de 58 años, fue detenido en el área metropolitana de Atlanta, tras ser acusado de la violación sexual de una adolescente que había solicitado el servicio de Uber para regresar a casa el 11 de diciembre pasado.

Jagne quien está siendo procesado en el condado de Gwinnett, Georgia, recogió a la adolescente aparentemente alcoholizada y en medio del trayecto se detuvo en una zona poco transitada para ultrajar a la joven de 16 años.

Hasta la publicación de esta nota Uber no ha respondido a nuestra petición de entrevista telefónica para hablar sobre las medidas de seguridad que aplica esa empresa al reclutar choferes.