Una inmigrante centroamericana que padece de cáncer cerebral y tiene orden de deportación a El Salvador no podrá ser removida del país, al menos temporalmente, gracias al fallo dictado en un tribunal federal.

La decisión de la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito en la ciudad de Manhattan, Nueva York, fue adoptada luego de escuchar el caso de Sara Beltrán Hernández, una mujer de origen salvadoreño a quien le fue detectada la enfermedad mientras estaba bajo custodia del Servicio de Inmigración (ICE, por sus siglas en inglés) en el estado de Texas y quien fue puesta en proceso de deportación.

Esta ordenanza le beneficiará temporalmente y podrá recibir atención médica en el noreste del país a donde se ha mudado provicionalmente.

«Estoy muy feliz y aliviada», declaró Beltrán al diario Daily News. Indico que han sido tiempos en los que ha tenido que combinar el malestar provocado por la enfermedad con una tensión nerviosa extrema provocada por desconocer cual sería el fallo del juez, pero «me siento más en paz ahora” acotó.

Sara Beltrán Hernández. Foto: Melissa Zúñiga/Sara Beltrán Para: NY1 Noticias

“Esta es una buena noticia por el momento, mi mamá y yo estamos contentas ahora”, destacó la inmigrante que ya solicitó formalmente asilo político.

Tras haber sido detenida el pasado febrero por agentes del ICE en Texas, Beltrán Hernández, de 26 años, madre de dos hijos, logró su liberación por medio del pago de una fianza para recibir cuidado médico.

Ya libre decidió mudarse al lado de su madre que radica en Queens, Nueva York, para ser atendida por especialistas del hospital Bellevue, de esa localidad.

Con la decisión del tribunal, Beltrán, tendrá tiempo para luchar contra el cáncer que afecta y recibir el tratamiento indicado hasta que el ICE tome una decisión sobre su caso de refugio político, situación que podría alargarse varios meses debido al rezago que hay en todas los tribunales de inmigración en el país para procesar casos de asilo.

Sara asegura que en El Salvador la esperan pandilleros de la Mara 18 para agredirla, por eso solicitó asilo político

Sin embargo, pese a que este caso ha ganado la atención y simpatía de la comunidad latina en Nueva York, abogados expertos en asuntos migratorios coinciden en que Beltrán Hernández, que llegó a Estados Unidos en noviembre de 2015, enfrenta un caso extremadamente difícil de ganar.

Ella argumenta oficialmente que teme por su vida en caso de regresar a El Salvador, ya que habría violentas represalias en su contra por parte de pandilleros de la Mara 18, pero su solicitud de refugio no fue presentada en el primer año de haber ingresado a la Unión Americana, como lo estipulan las leyes de inmigración estadounidenses.